Huelga General: Hay que parar el país para salvar el país

Si hay un momento para la Huelga General ese es sin duda el 29 de Marzo.
El día en el que todas debemos parar, no solo las y los trabajadores, sino todas aquellas personas que están siendo agredidos por la política de recortes sociales y la brutal reforma laboral del Partido Popular, que no sólo son aquellas que tienen un contrato de trabajo, sino especialmente los parados, los jubilados, los autónomos, los pequeños empresarios…
El 99% de la población estamos sufriendo la más agresiva ofensa sobre los restos del poco estado del bienestar que nos quedaba y esto hay que pararlo.
La Huelga General es el primer paso de una movilización social continuada que va a demostrar que ni nos resignamos, ni nos callamos, ni nos atemorizan, ni nos vencen.
Ayer el Ministro de interior firmaba la impunidad policial, en un nuevo aviso, puñetazo en la mesa, de que si protestamos contestarán con un uso ilegítimo, e ilegal, de la violencia de estado. Con esto pretende, sin duda, afianzar ese discurso del miedo con el que quieren desmovilizarnos y mantenernos en la apatía, per la mayoría ya despertó y es el momento de volver a demostrarlo.
Por eso, la Huelga General es la oportunidad de regresar a las calles, de tomar de nuevo el impulso que sembramos en Mayo, de demostrar que nunca nos fuimos a casa y que estamos más despierto, más alerta y más dispuestos a pelear por nuestros derechos que nunca.

Y somos cada vez más. Y como muestra aquí incluyo el magnífico comunicado de Jueces para la Democracia y en el siguiente post el Comunicado de las Mesas de Convergencia

Comunicado de Jueces para la Democracia ante la convocatoria de Huelga General contra la Reforma Laboral.
Jueces para la Democracia considera que la aprobada reforma del mercado laboral constituye uno de los mayores ataques al derecho del trabajo y a las instituciones laborales a partir de la aprobación del Estatuto de los Trabajadores y materializa una reforma ofensiva, regresiva, reaccionaria y profundamente injusta.
La reforma introduce los elementos necesarios para modificar sustancialmente los contratos de trabajo en el sector privado y público, consistentes en dotar al empresario de facultades para alterar el salario, jornada, horario, movilidad funcional y geográfica pactados en el contrato individual Así mismo, establece posibilidades de descuelgue de los convenios colectivos, en lo que se refiere, no solo al salario, sino a la totalidad de la negociación pactada en el convenio y profundiza en la desigualdad entre las partes del contrato de trabajo, debilitando paralelamente el papel compensador que constitucionalmente se ha atribuido a los Sindicatos y a la negociación colectiva, así como a la tutela judicial: los Jueces de la Jurisdicción Social ya no podrán valorar la razonabilidad o proporcionalidad de las medidas adoptadas por la empresa.
La reforma refuerza el poder unilateral del empresario y puede provocar la sangrante opción de muchos trabajadores entre ver reducida su retribución y demás condiciones de trabajo (mayor jornada, distribución irregular de la misma por el empresario, polivalencia de funciones, etc.) y la protección social futura o engrosar la estadística de desempleados. La nueva regulación limita, una vez más, las facultades del juzgador para valorar la finalidad y/o razonabilidad, de la extinción por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, reduciendo el margen de tutela judicial ante el despido y desincentivará el ejercicio por el trabajador de reclamaciones judiciales, con degradación de la causalidad en el despido contraria al derecho constitucional al trabajo que consagra el art. 35 de la Constitución Española que integra el derecho a no ser despedido sin justa causa, lo que nos sitúa también al margen de los compromisos asumidos por España con la ratificación del Convenio 158 de la OIT.
Nuestra obligación como jueces garantes de los derechos fundamentales de los trabajadores es continuar aplicando las leyes laborales conforme a los principios y valores constitucionales, poniendo freno a los posibles abusos que tan amplias posibilidades de disposición del contrato de trabajo que se otorgan al empresario. Por todo ello, Jueces para la Democracia quiere expresar su solidaridad con los trabajadores en el ejercicio de sus reivindicaciones, manifestando su apoyo a la Huelga General convocada por los Sindicatos para el día 29 de Marzo de 2012.

Anuncios

Acerca de Adoración Guamán

Adoración Guamán
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s