La Universidad no se someterá a los mercados*

La Universidad española está en una situación de emergencia, de emergencia económica sin duda, pero también de emergencia identitaria. Nos encontramos en el filo de una encrucijada, en un momento en el que se pretende acabar con la idea de la Universidad como bastión de pensamiento libre y producción de conocimiento científico crítico, para consolidarla como fábrica de mano de obra al dictado de los mercados.

No es alarmismo, es una realidad tristemente armónica con la mercadocracia dominante. Es el resultado de una transformación pensada y preparada en el plano discursivo y legislativo, estatal y europeo, desde hace muchos años y que verá su consagración con la Estrategia Eu2015, continuación del desolador Plan Bolonia.

A estas alturas es ya evidente que el Plan Bolonia fue un paso decisivo hacia el objetivo de someter la Universidad al dictado de los mercados. Presentado con muchos disfraces, intentando un ejercicio de seducción de los críticos por la vía de la necesaria revolución pedagógica o de la movilidad de los estudiantes, el Plan Bolonia está dando los resultados que los colectivos de estudiantes críticos ya avizoraron y contra los que tomaron las calles y las facultades.

En efecto, el Plan Bolonia no ha cumplido con los objetivos declarados pero sí que ha permitido una paulatina mercantilización de la Universidad, con un encarecimiento creciente de la educación superior pública y una entrada exponencial de las empresas en el sistema educativo, sin que se produzca una mejora en la calidad de la enseñanza.

Los ejemplos de esta afirmación son sencillos:

–          Se pretendía mejorar la movilidad de los estudiantes, pero aun cuando los títulos se homologuen, ¿cómo se fomenta la movilidad sin aumentar las becas o ayudas?

–          Se pretendía orientar los estudios hacia la formación de “profesionales” para mejorar la integración de los estudiantes en el mercado laboral, en un mercado laboral donde el paro juvenil alcanza el 48% (en la eurozona es de un 21%). Con la implantación de los grados, lo que se ha conseguido es abocar a la mayoría de estudiantes a una formación generalista, los grados, mientras que para especializarse mínimamente los estudiantes deben encadenar un máster tras otro, endeudándose para poder pagarlos.

–          Se pretendía revolucionar la metodología de enseñanza, con nuevas estrategias pedagógicas. El resultado, a pesar de los esfuerzos de muchos docentes, no ha sido satisfactorio. La renovación pedagógica difícilmente puede ponerse en práctica cuando se mantienen los grupos masificados de estudiantes, la práctica identidad en los programas docentes, las limitaciones en la coordinación de las estrategias. Una renovación pedagógica a coste cero es inviable, todos lo sabían y tal vez por eso nos vendieron el señuelo.

Y en esta realidad llega la EU2015, donde se reconoce claramente la necesidad de que la investigación y la transmisión del conocimiento en la Universidad sean predeterminados según las necesidades del tejido productivo. La EU2015 señala así la importancia de asegurar el vínculo entre formación-investigación-innovación con la producción, pero no a posteriori, como viene ocurriendo, sino con antelación. Así, se afirma que la Universidad debe ser el motor de crecimiento de una “cultura emprendedora como signo de identidad irrenunciable” para la formación de ciudadanos y profesionales cualificados.

Como puede observarse, las palabras “pensamiento crítico” o “ética científica” han desaparecido. Y es que, a pesar de que la primera función de la Universidad es, según la propia Ley Orgánica de Universidades, “la creación, desarrollo, transmisión y crítica de la ciencia, de la técnica y de la cultura”, con la EU2015 se persigue directamente y ya sin medias tintas la consecución de una generación de trabajadores preparados para ser sometidos, sin capacidades críticas para protestar, a las exigencias cada vez más salvajes de la economía y del mercado capitalista.

Pero la Estrategia no se queda en una reformulación de la misión de la Universidad, la misma aborda igualmente temas como la orientación que debe guiar la investigación, el estatuto de las personas que trabajan y estudian en las Universidades, su financiación y su organización y gobierno, con una clara injerencia en el principio de autonomía universitaria reconocido en el art. 27 de la Constitución Española.

Así, se apuesta por la “gobernanza”, ese término vacuo e interesado por quienes quieren diluir la participación democrática para una supuesta “agilización y mejora de la gestión”. Para ello, los documentos de la EU2015 recalcan la necesidad de que sea gobernada por tecnócratas y se aumente el protagonismo de los Consejos Sociales (participados por políticos, agentes sociales y empresarios) en las decisiones del gobierno de las Universidades.

La estrategia se combina, sin duda con los recortes drásticos que se suceden en todas las Comunidades autónomas y que colocan a los estudiantes ante un servicio público degradado y condenado a su depauperación, justo en contradicción con una retórica de implantación de nuevas enseñanzas y de impulso a la educación. Son dos vías que, articuladas, condenan a la Universidad Pública a una lenta agonía.

Frente a esta situación, que va más allá de lo arriba expuesto, no cabe duda: Estudiantes, Profesores y Personal de Administración tenemos que unirnos para defender la universidad pública, que no sea ni fábrica de precarios, ni escuela de élites.

Por eso, el 17N protestaremos juntas, porque hay motivos sobrados y un objetivo común, la defensa de nuestra universidad como bastión necesario e irrenunciable de pensamiento crítico, que debe ser pública y de calidad para todas.

PD1: A Esther Sanz, Iñigo Errejón y Antonio, sin duda.

PD2: Son imprescindible las palabras del Profesor Carlos de Cabo: Hay que asumir la ética como principio de conducta científico, la ciencia como camino de transformación social, y el conocimiento como vía de emancipación”.  Con esta frase abría el Profesor, el maestro, su intervención en un seminario que tenía lugar ayer en la Facultad de Derecho de la Universitat de València, coordinado por el profesor Rubén Martínez y que contó con la presencia de buenos amigos, ejemplo sin duda de esa voluntad crítica en la universidad y de la ética y la rebeldía en la producción científica: Antonio de Cabo, Marco Aparicio y Marcos Criado.

Anuncios

Acerca de Adoración Guamán

Adoración Guamán
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s