El enemigo está ahí afuera

Cuando hace semanas la Asamblea de Esquerra Unida decidió que mi nombre encabezara la lista al Senado por Valencia, un amigo me felicitó por mi valentía al colocarme en la “línea de fuego cruzado”. Me llamó la atención esta expresión, cuya triste realidad he podido comprobar recientemente, ante episodios de batalla entre los míos y los míos (permitidme, compañeras, la expresión), episodios en los que olvidamos dónde está el enemigo.

Desde la primera semana en la Plaza, cuando empezamos a co-construir entre muchas personas, a levantar la acampada, a comunicar reuniones y manifestaciones, a lidiar con las distintas “autoridades”, a realizar asambleas… las personas que éramos ya militantes de movimientos sociales o de partidos políticos nos identificamos como tales ante el resto de compañeras con las que compartíamos días y noches. Fue una decisión espontanea, todavía recuerdo la primera reunión en un bar cercano a la Plaza donde nos preguntamos los unos a los otros, ¿y tú de donde vienes? ¿y tú donde militas? ¿y tú por qué estás en esto?

Meses de convivencia han puesto de manifiesto que, con o sin militancia anterior, las personas que bajamos a las plazas compartimos en conjunto el objetivo final de conseguir un cambio global del sistema para devolver el poder a su natural detentor, la ciudadanía en su conjunto y no 1 % de privilegiados y acabar con la mercadocracia, dicho sea, evidentemente, grosso modo.

En la estrategia para conseguir el cambio hemos venido coincidiendo. La base fundamental de la batalla contra el sistema y en defensa de nuestros derechos es, y para muchos ya era antes de mayo, la movilización social, nuestro empoderamiento como ciudadanos, la participación, el asociacionismo, la reacción colectiva frente a las injusticias cometidas por el sistema…

Podría por tanto afirmarse que, en los trazos gruesos, la convergencia entre los distintos polos de la trinchera es alta. Las divergencias aparecen al abordarse la táctica.

Desde una parte de la trinchera, la táctica del cambio se afronta por dos vías: principalmente desde la movilización social pero también desde dentro del sistema mediante un ejercicio permanente de denuncia y acción en las instituciones; Sin embargo, desde otra parte del atrincheramiento se plantea la necesidad de no participar en el sistema buscando un cambio radial desde fuera del mismo.

Ambas posiciones comparten un enemigo común, de magnitudes gigantescas, que forzosamente al menos de momento, nos sitúa en el mismo lado de la trinchera. Porque en la lucha por profundizar en la deslegitimación del sistema para conseguir derrocarlo lo antes posible, ninguna de las dos tácticas necesita imponerse a la otra, sencillamente converger en la acción cuando así sea necesario.

Gastar nuestras armas, la dialéctica, las propuestas, las denuncias y la movilización, lanzándonos acusaciones entre nosotras es hacerle el juego a la mercadocracia, a los poderosos que se ríen al ver cómo entre nosotros acabamos en una lucha fratricida.

Y es que el objetivo amerita, ahora más que nunca, un alto el fuego cruzado y un llamamiento a la acción, conjunta cuando se pueda y paralela en todo caso. Un llamamiento a la acción que puede materializarse en las calles y en las urnas o en las calles solamente, pero siempre en movimiento. Con respeto absoluto a las distintas tácticas y respectivas independencias, para quien así las quiera entender. Que el 20N es un paso, importante pero sólo un paso, en el camino que empezamos en las calles y que nos va a llevar al cambio que queremos.

PD. José, hace tiempo que te dije que nuestros caminos irían juntos durante la batalla y hasta el 80% del cambio, luego, probablemente la diferente concepción de la realidad nos llevaría por diferentes derroteros. Estamos en el 10% todavía… 😉

Anuncios

Acerca de Adoración Guamán

Adoración Guamán
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El enemigo está ahí afuera

  1. vicente dijo:

    que si que tienes razon cuanto tiempo pasado pero es hora de de cir bien alto qienes somo y que queremos quienes somo y lo digo bien alto soy del 15 M y quiero que esta nacion tenga una dignidad que semerece no hay pan para tanto chorizo como lo hay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s