Y si los jueces nos dan la razón y se la quitan a Felip Puig?

Hemos conocido recientemente que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ha anulado una resolución de la Consejería de Interior, del tristemente famoso Sr. Felip Puig, por limitar los derechos fundamentales de reunión y manifestación.

En este caso, el tribunal anula una resolución que fue emitida como contestación a la comunicación de la mani del 18 de Septiembre en Barcelona, convocada por el 15-M frente a los recortes sociales del Gobierno de Artur Mas.

El contenido de la comunicación ahora anulada, rectificaba el recorrido de la manifestación y limitaba el ejercicio de la misma, con una actitud frente a los manifestantes que nos es sobradamente conocida. Las manifestaciones y reuniones realizadas a lo largo de los últimos meses han sido objeto de innumerables cortapisas impuestas por los representantes de los distintos gobiernos, estatal o autonómico o directamente por la policía: que si el recorrido no nos gusta, que si no podéis invadir dos carriles, que si tenéis que comunicar cada reunión incluso si no invade el espacio del tráfico rodado, que si no puedes cruzar por esta calle o plaza porque eres del 15M (traducción, porque llevas rastas o no nos gusta tu pinta). Hemos llegado hasta el absurdo de la imposición de multas a compañeros por la participación en un acto al que de hecho nunca acudieron!

Y después de las advertencias, más o menos, y ante nuestra legítima desobediencia llegaron las cargas, las multas, las detenciones, de las que sabe mucho el Sr. Puig, y tras ellas nuestros recursos porque nos hemos negado a pagar ninguna multa o a aceptar ningún cargo.

La sentencia del TSJ de Catalunya, que condena a la Generalitat al pago de las costas, es un ejemplo de que la desobediencia, frente a actuaciones de los que gobiernan sin representar más que a los intereses de la mercadocracia, no solo es legítima, sino que a la postre podría ser legal. Es por tanto hora de una interpretación audaz del derecho, de las normas y de una actuación consciente como juristas y como ciudadanos, sin que la utilización de las leyes quede como siempre al servicio del poder.

El primer paso de nuestra social-rebeldía es el ejercicio de nuestros derechos en plenitud, sin ceñirnos a los límites que ilegítimamente nos imponen; el segundo, es la consecución de la transformación de las relaciones de poder entre el 1% de arriba y el 99% de abajo, mediante el proceso de “desbordamiento democrático”, pero de eso ya hablamos en otro post!

Hoy toca frenadol y mantas, por prescripción de Mati, mi enfermera y amiga, que me riñe por intentar escribir con esta gripe

PD: no puedo despedirme sin traer a colación la entrada del blog de Àngels M. Castells, muy cercana al tema que trataba. Un amigo del alma de Puig, el Conseller de Salud, Boi Ruíz, ha lanzado la siguiente perla: “no hay un derecho a la salud, porque ésta depende del código genético que tenga la persona…”. Sobran las palabras respecto del personaje, remito al estupendo “Punts de Vista

Anuncios

Acerca de Adoración Guamán

Adoración Guamán
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s